martes, 9 de septiembre de 2008

POEMA SONORO PARA UN CORAZÓN SIN ECO 2008

El desbordante impulso de tu cuerpo,
el naufragio de tus ojos en el inicio del otoño,
un glaciar para vencer con los besos,
el atardecer que inicia los suspiros,
la liana de mis manos para la seda de tu piel,
desnudarnos para ser uno.

No sé cantar sino ante la pura tristeza,
aunque me rodeen alegres pájaros
o el agua sonría en los arroyos .

No sé cantar sino es para tu boca,
para la cascada de tu pelo,
para el misterio de tus ojos
o tu vientre de ensueño.

No tengo más horizonte que el tuyo
y no ansío otro corazón que el de tu pecho.

No sé vivir lejos de tu aurora,
ni respirar apartado de tu aliento.

La música puede sonar con infinitas melodías,
su son puede emocionar al mundo entero,
pero si no te tengo, amada mía,
si no acaricio tus cuerdas,
si no hago sonar tu cadencia,
el corazón no me sirve de nada
y mi alma se escarcha de pena.
(Incluido en mi antología poética)

1 comentario:

Pablo dijo...

Estos poemas amoroso-calientes son de lo mas sentido. No se si a alguien le van a salir los colores.